Mindfulness con Emociones

  

Vida Plena
  

Este ejercicio consiste en observar con atención y plena consciencia cómo nos sentimos. Podría ser que hoy sintiésemos tristeza, alegría, rabia, amor, etc.

Es un ejercicio particularmente interesante cuando vivimos uno de esos momentos en los que las emociones se nos apoderan. Por ejemplo, imagina que acabas de tener un enojo monumental con alguien o estás con un disgusto tremendo por algo que ha ocurrido. Bien, la verdadera práctica del Mindfulness con emociones comienza, en primer lugar, detectando de qué emoción se trata, intentando de observarla con ecuanimidad.

¿Es rabia o molestia?

¿Es enfado o frustración?

Una vez que la tengamos definida, simplemente, nos limitamos a observarla:

¿Dónde está localizada?

¿La sentimos en el pecho, en la garganta, o dónde?

¿Duele, pica, quema?

¿Se extiende por todo el cuerpo o solo en una parte?

Si tuviera un color, ¿De color sería esa emoción?

Etc.

Este ejercicio tiene una mayor dificultad, pues cuando se observan las emociones, es bastante fácil que la mente se enganche a ellas y empiece a divagar en lugar de simplemente observarlas.

Es interesante percibir que, en el momento en que dejamos de seguir la corriente a esa emoción y simplemente la observamos con atención, empieza a desvanecerse, ya no la sentimos con tanta intensidad.

Lo que agranda una emoción es el modo en que la alimentamos con la mente.


Comparte esta información:

Whatsapp facebook Linkedin twitter

https://coachingneurobiologico.com/

ÚLTIMAS ENTRADAS:

Síguenos en:

Instagram facebook Linkedin youtube


Sana tu vida

  

  
VER LAS ÚLTIMAS ENTRADAS DE:

Biodescodificación

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *