Rosácea

rosacea piel

La rosácea es una enfermedad que se estima afecta a más de 45 millones de personas en todo el mundo. Afecta a personas de piel blanca, generalmente a personas de ascendencia europea noroccidental. En Gran Bretaña e Irlanda se la apoda «la maldición de los celtas».

Comienza como un eritema (enrojecimiento) en la parte central de la cara o en las mejillas, nariz, o frente, e infrecuentemente puede afectar el cuello y el pecho. Cuando la rosácea progresa, otros síntomas se pueden desarrollar como un eritema semi permanente, telangiectasia (dilatación de los vasos sanguíneos superficiales de la cara), pápulas circulares enrojecidas (pequeños granos) y pústulas, enrojecimiento ocular, quemazón, ardor y picazón, y en algunos casos avanzados, nariz roja lobulada (rinofima).

SENTIDO BIOLÓGICO:

Tiene el sentido de protección, pero no por un contacto, sino por un fuerte ataque a la integridad.

CONFLICTO:

Conflicto de mancha, ataque a la propia integridad.

Mancillamiento en sentido real o figurado. Ej: “eres un cerdo”.

Conflicto de recibir ataques y sentirse o estar desfigurado. Por ejemplo, tras la amputación de una mama.

Conflicto de separación del clan. No ser aceptado.

Conflicto relacionado con el alcoholismo (propio o de otro que nos importa).

TUS DOLORES Y SÍNTOMAS FÍSICOS MUESTRAN LOS CONFLICTOS DE TU VIDA QUE NO HAS RESUELTO. TE ENSEÑAMOS A ESCUCHAR A TU CUERPO, PARA DETECTAR Y RESOLVER TUS CONFLICTOS.

Un síntoma o enfermedad indica que se ha vivido un impacto conflictivo al que el inconsciente responde con un programa de adaptación.

¿QUIERES APRENDER A SANAR LOS CONFLICTOS OCULTOS QUE PROMUEVEN LAS ENFERMEDADES Y SÍNTOMAS FÍSICOS?

Puedes ver la información en http://www.coachingneurobiologico.com/diplomado.html


Comparte esta información:

WhatsappfacebookLinkedintwitter

3 comentarios en “Rosácea”

  1. Hola, soy biodecodificadora y no he tenido casos de rosácea…pero la he padecido yo por décadas. Por más que lo intenté, conmigo no funcionó. Pero cuando comencé una relación con un hombre que me ayudó a sanar mis heridas, yo empecé a verme de otra manera, a aceptarme, a comprender y dejar atrás lo vivido, y la rosácea comenzó a desaparecer. En definitiva, ya sea a través de una sesión (que no fue mi caso) o por cambios en la forma de sentir y de ver lo que nos ha sucedido o sea, un proceso de toma de conciencia, y de sanar las heridas emocionales, la enfermedad o síntoma inició su cura. Yo, muy feliz. Gracias por el espacio, abrazos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *