fbpx

Guía de meditación

Guía de meditación

¿Cómo y para qué meditar?

CEREBRO Y MEDITACIÓN

¿Qué pasaría si hubiera un ejercicio mental que pudieras hacer que aumentara el tamaño de tu cerebro, hiciera que tu pensamiento fuera más eficiente, redujera tus niveles de ansiedad, aumentara tu productividad y ayudara a tu cuerpo a permanecer más joven por más tiempo? Con este tipo de afirmaciones, si se tratara de un producto, todos lo estaríamos comprando, pero debido a que es una actividad, no hay muchas personas dispuestas a intentarlo.

La meditación no es nueva, pero estamos comenzando a utilizar nuevas técnicas científicas como la resonancia magnética funcional para ayudarnos a mirar profundamente en el cerebro mientras está meditando, y lo que estamos viendo es bastante sorprendente.

La mente trata los pensamientos y conceptos que visualiza como reales. Como resultado, alcanzar un estado de calma interior a través de un poco de concentración y un poco de respiración controlada afecta el sistema inmunológico y los genes que tienen un impacto tanto en la calidad de vida que podemos disfrutar como en el tiempo que realmente vivimos.

La razón por la que el cerebro puede lograr mejoras tan increíbles en la atención, la productividad, la memoria y el rendimiento general radica en la forma en que la información fluye a través de él. Aparentemente, las neuronas del cerebro se disparan constantemente, pero gran parte de ese disparo es ruido aleatorio. Al enviar una señal dentro de nuestras cabezas que tiene que ir de «A» a «B», también estamos creando una gran cantidad de ruido aleatorio e inútil.

Solo percibimos algo, aprendemos algo nuevo, recordamos un evento o realizamos alguna acción cuando hay información que fluye a través de las conexiones del cerebro sobre la que realmente podemos actuar. La meditación optimiza la forma en que el cerebro maneja la información, haciéndola generalmente más eficiente e incluso contribuye a un aumento de la materia gris en los lóbulos frontales, donde tienen lugar todas las funciones cerebrales superiores.

Entonces, la mejor manera de ver la meditación es como una forma de ejercicio para el cerebro, que le permite mejorar significativamente su desempeño diario, al igual que el ejercicio físico optimiza y mejora la forma en que funciona el cuerpo.

DOS FORMAS DE MEDITAR

Contrariamente a la creencia popular, no es necesario estar sentado en posición de loto debajo de un árbol para meditar. Puedes sentarte en tu sofá o sillón favorito, o en cualquier lugar que consideres cómodo. Tampoco hace falta que le dediques horas y horas. De hecho, es casi seguro que al principio te será difícil meditar incluso durante 10 minutos.

Siempre que esté listo para intentarlo, ahora necesita saber cómo hacerlo. Hay dos técnicas básicas de meditación. Uno requiere que te concentres en nada (lo cual es realmente difícil de hacer), vaciar tu mente de todas las distracciones y permitir que tus pensamientos se desarrollen espontáneamente. Es popularmente conocida como la técnica de la no-mente. El otro le pide que se concentre en un pensamiento en particular con exclusión de todos los demás. Esto también se conoce como meditación consciente o atención enfocada.

Ambas formas de meditación requerirán que te concentres en tu respiración. Al tomar conciencia de cómo funcionan tus pulmones y cómo entra cada respiración en tu cuerpo, el ritmo de la misma y la sensación que produce, comienzas a ver un proceso de pensamiento que puedes controlar, pero ese es solo el andamiaje mental requerido para construir la práctica mental mucho más enfocada de pensar en nada (si eliges usar la forma de meditación de mente vacía) o pensar en algo.

PREPARACIÓN

Para ayudarte en tu tarea, es importante hacer algunos preparativos:

  • Usa ropa cómoda
  • Siéntate en algún lugar donde estés tranquilo.
  • Siéntate en un lugar donde te sientas cómodo
  • Asegúrate de que el ambiente no sea ni demasiado frío ni demasiado caliente
  • Usa un temporizador (cronómetro, aplicación de teléfono o despertador)
  • No te preocupes demasiado por la hora

El temporizador es solo una ayuda para ayudarlo a no preocuparse por la cantidad de tiempo transcurrido, en las primeras etapas. También crea límites claros de inicio y final para su meditación. Ajústalo inicialmente a diez o quince minutos. Una vez que hayas hecho todo eso, puedes comenzar. La primera pregunta que hacen aquellos que son nuevos en la meditación es si sus ojos deben estar abiertos o cerrados. Realmente no importa, pero para los principiantes siempre es más fácil si están cerrados porque facilita el enfoque. Los meditadores experimentados pueden cambiar su estado mental entre meditar y participar normalmente en la vida cotidiana, incluso con los ojos abiertos.

INSTRUCCIONES PARA MEDITAR

Ahora, comienza a respirar uniformemente. Tome respiraciones profundas por la nariz y luego déjelas salir lentamente por la boca. No te apresures. Deje que su cuerpo fluya a un ritmo fácil de inhalar y exhalar sin forzarlo. Si ha decidido probar la técnica de la no mente, el siguiente paso es probablemente el más difícil: cierre los ojos y vacíe la mente.

En el momento en que alguien te dice que despejes tu mente, se vuelve casi imposible de obedecer. Los pensamientos corren espontáneamente en sus docenas y cientos, a veces, a través de la mente. El truco aquí es no resistirse. Deja que los pensamientos fluyan y deséchalos. Concéntrese en su lugar en su respiración. Sin empujar a su mente, deje que sostenga su respiración dentro y fuera de su mismo centro. A medida que los pensamientos vienen, generalmente también se irán, hasta que todo lo que tienes dentro de tu cabeza es una sensación de oscuridad y paz. Esta es la etapa de no-mente. Eres ligeramente consciente de todo, pero debido a que nada en particular llama tu atención más allá de tu respiración, tampoco eres consciente de nada.

Si decidiste probar la atención enfocada mientras meditas, tu tarea, al menos al principio, será más fácil. La meditación consciente te pide que te concentres en un pensamiento o idea en particular. Podría ser «paz mundial», por ejemplo. O el pensamiento de que “el color azul es tan relajante”, o tu mantra favorito (si tienes uno). Si no tienes un mantra, pero te gustaría usar uno, elige una frase concisa como «Flotar en la oscuridad» o «Paz y armonía». Mantienes eso en tu mente y lo dices una y otra vez, siguiendo el ritmo de tu respiración.

El cerebro es un instrumento salvaje e indisciplinado y tratará de distraerte. Es importante reconocer los pensamientos que surgen y luego descartarlos, volviendo al pensamiento en el que se está enfocando, excluyendo todo lo demás.

BENEFICIOS DE LA MEDITACIÓN

Realmente no importa qué forma de meditación elijas. Cualquiera de los dos está perfectamente bien. Aquí hay una lista de algunos de los resultados que puede esperar:

  • Memoria mejorada
  • Una sensación de paz
  • Una sensación de energía tranquila, como si tu cerebro se hubiera reiniciado
  • Mejora de la productividad y la capacidad de priorizar las cosas.
  • Una mejor sensación de alerta
  • Una sensación general de bienestar que también afectará positivamente su salud.
  • Niveles de estrés reducidos

Si estamos muy enfocados en la aptitud física del cuerpo, es correcto que podamos enfocarnos en la mente con el mismo nivel de aptitud física.

2 comentarios en “Guía de meditación”

  1. hola
    me parece muy interesante esta información…
    que emociones hay en una persona que no puede comer, a veces le cuesta trabajo hasta pasar líquidos.
    he buscado información de biodescodificacion y aún no he encontrado información.
    Podría comentarme algo al respecto o recomendarme algo?
    muchas gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.