Los conflictos detrás del Alcoholismo

Alcoholismo

Uso y o abuso del alcohol que provoca intoxicación. Puede ser agudo, como en el caso de una borrachera puntual, o crónico si responde a un estado patológico por el continuado uso del alcohol.

SENTIDO BIOLÓGICO: Huida de una realidad que considero inaceptable.

La iniciación al alcohol casi siempre es en fiestas y situaciones que de por sí son alegres. Eso queda grabado y asociamos el consumo de alcohol con recuperar esa fiesta y alegría que la realidad no nos da de forma natural.

También en cierta forma, el alcohol nos libera, pues inhibe las funciones de la región frontal, cosa que produce una disminución de la memoria, de la capacidad de concentración y del autocontrol.

CONFLICTO: Conflictos de protección y de mamá. Miedo a ser herido otra vez y no ser protegido. También miedo a la soledad o forma fácil de simular el contacto con lo divino (bebidas espirituosas, contacto del agua con el fuego).

Conflicto de separación del padre. Modo de llegar al padre (cabeza) a través de la madre (líquidos).

Conflicto de huida de la realidad para olvidar.

Modo de expresar las verdades que debo callar ante la familia (los borrachos siempre dicen la verdad).

Intento de unir a papá y mamá. “Quiero sacar a mi clan materno de la desesperanza”.

Similar a todas las demás formas de dependencia, el alcoholismo se manifiesta principalmente en el momento en que necesito colmar un vacío afectivo o interior profundo, un aspecto de mí – mismo que “envenena” realmente mi existencia.

Vivo cierta soledad, aislamiento, culpabilidad, angustia interior, incomprensión y alguna forma de abandono (familiar u otro) y tengo el sentimiento de ser una persona inútil, sin valor, inepta, inferior e incapaz de ser y actuar para mí y para los demás.

Frecuentemente, quiero huir una situación conflictual o que me hace daño “ahogando mi pena” o cualquier otra emoción con la cual tengo dificultad de enfrentarlo. El alcoholismo puede estar vinculado a una o varias situaciones que me crean una tensión. Cuando tomo un vaso de alcohol, esta tensión disminuye en un primer tiempo y grabo entonces la relación que parece ser: tensión + alcohol = bienestar. Lo cual quiere decir que cuando vivo una tensión, la información inscrita en mi cerebro es la de tomar una copa de alcohol para sentirme mejor.

Uno de los orígenes del alcoholismo es la dificultad que conocí, siendo niño, de tratar con una familia en donde uno de sus miembros (frecuentemente el padre o la madre) es alcohólico. Generalmente hay más discordia, a veces violencia física y psicológica o abuso de todo tipo.

El alcoholismo puede también proceder de una persona o situación que no acepté cuando era joven. Si fui víctima de contactos sexuales indeseables, o de los cuales me siento culpable, viniendo de una persona alcohólica cuando era joven, puede que, pensando en esta situación, esto me lleve a beber.

Si no acepté la cólera de mi padre alcohólico, puede muy bien que, por un fenómeno de asociación, tenga enfados como mi padre y que me vuelva alcohólico.

Es así como puedo beber para olvidar mis preocupaciones, mi pasado y el porvenir, pero sobre todo el presente. Huyo sin cesar y me creo un universo ilusorio y de fantasía, una forma de exaltación artificial para huir del mundo físico y así disociar una realidad frecuentemente difícil de un sueño continuamente insatisfecho.

Pierdo entonces el contacto, para algún tiempo, con mis sentimientos de soledad, incomprensión, impotencia, de no ser como los demás, de rechazo de mí. Puedo abandonar mis responsabilidades. Y estoy “liberado” durante un tiempo. Solo va empeorando esta situación a medida que manifiesto una dependencia del alcohol (o de las drogas) porque estoy cada vez más insatisfecho de mi existencia.

Quiero separarme de la realidad yéndome en un mundo de ilusión, pero cuando “estoy sereno”, la realidad me aparece aún más difícil de vivir y entonces se produce la depresión. No tengo toda mi claridad mental, sobre todo cuando me vuelvo dependiente, del mismo tipo de dependencia afectiva que quizás me hubiese gustado tener y que tengo la sensación de que mi padre o mi madre nunca me dieron. Ser amado incondicionalmente…

Es tiempo de fijarme en mis bellas cualidades físicas y espirituales, incluso si el pasado fue doloroso para mí y que, en cierta manera, mi botella fue mi mejor amigo. A partir de ahora, acepto ordenar mi vida, empezar a amar mis cualidades y lo que soy. Estoy ahora en la vía del éxito. Estaré en condiciones de respetarme más y hallar más fácilmente la solución a mis problemas (experiencias) en vez de estar en un estado temporal o casi permanente de huida y desesperación.

ACLARACIÓN: Ésta es una orientación genérica, se requiere investigar, en cada persona en particular, el pack conflictivo específico a resolver.


Comparte esta información:

WhatsappfacebookLinkedintwitter

Mecanismos Tóxicos
Mecanismos Tóxicos

Todas las personas tenemos mecanismos para gestionar las emociones. Estos mecanismos buscan protegernos del dolor. El problema es cuando “huimos” de nuestras emociones, nos resistimos a ellas y las escondemos, para luego proyectarlas en el mundo como nuestra sombra. https://coachingneurobiologico.com/sanarlasheridas/mecanismos-toxicos-para-huir-de-nuestras-emociones/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *