Autoaceptación

Autoestima

La autoaceptación implica aceptar este sentimiento de dolor, tristeza, temor, ansiedad y esta sensación de estar haciendo algo mal.  A medida que crecemos y abrazamos esta realidad viviente -con sus partes agradables y desagradables-, la ilusión de un yo separado se disuelve.  Descubrimos la irradiación y el amor que es nuestra esencia.  Cuando más confiamos en esta esencia, más reconocemos esta bondad y este espíritu en todos los seres.  El abrazo a nuestra vida interna se extiende a todo el mundo viviente.

Para ello es importante tomar conciencia que el dialogo interno que sostenemos está basado en juicios, preocupación y duda.  Sin pensarlo nos atemorizamos, nos denigramos e incluso nos insultamos a nosotros mismos.  Nos tratamos de maneras que nunca nos atreveríamos a tratar a otros, especialmente a alguien que nos importe.

Así que es importante reconocer que la mayor parte de este diálogo interno negativo surge de la mente inconsciente y reconocer también que el propósito de estos pensamientos que nos producen ansiedad no es herirnos, no es hacernos sentir mal.  En último término, el propósito de esta voz interna es protegernos.

Cuando escuchamos nuestro monólogo interno, a veces oímos ecos de nuestra infancia, de nuestros padres, profesores, cuidadores.  Nuestra mente inconsciente reproduce estas cintas del pasado para impedir que tengamos que soportar fracasos, dolores, rechazos o abandonos.  Por ejemplo, cuando tienes una idea nueva o quieres hacer un cambio, una voz en tu interior te puede decir “no deberías hacer eso porque a la gente no le gustará; más vale que no lo intentes”. Aunque esta voz interna parece muy crítica y negativa, sólo intenta protegerte haciendo que desees ser invisible y evites cualquier cosa que te pueda convertir en el objeto de críticas y el rechazo de otros.  También podría surgir la voz que dice “¿estás seguro de que le agradas a esta persona?  Deberías probar hacer esto para hacerla feliz”.

Este hábito de agradar a los demás trata de preservar tu seguridad buscando la aprobación ajena.  Cuando reconocemos que la voz ansiosa o despectiva solo trata de evitarte sufrimientos, sientes más aceptación, compasión hacia este aspecto inconsciente que trata con tanto ahínco de cuidar tu vida y tu seguridad.  En cierto modo, este protector interno se ha quedado fijado en el pasado.  Desde su perspectiva no ha cambiado nada: el mundo sigue siendo imprevisible y atemorizante y tu sigues siendo pequeño, vulnerable e incapaz de cuidar de ti mismo. 


Comparte esta información:

WhatsappfacebookLinkedintwitter

ÚLTIMAS ENTRADAS:

Salir del sufrimiento
Salir del sufrimiento

Una vez reconocemos nuestro sufrimiento, el primer paso consiste en aprender a hacer pausas.  Podríamos experimentar vergüenza, miedo o desesperanza.  Cualquiera que sea la experiencia, el paso más importante es aprender a hacer una pausa.

El segundo paso es ahondar la atención.  Preguntarse “debajo de estos pensamientos negativos ¿Qué está pasando en mi cuerpo y en mi corazón ahora mismo?”…. https://coachingneurobiologico.com/sanarlasheridas/salir-del-sufrimiento/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *